Psicología Clínica Infanto-juvenil

Centro de psicología en Tres Cantos para niños y jóvenes.

Psicología Clínica Infanto-juvenil

Las áreas más importantes de intervención serán:

  • Durante los primeros años de la vida (0-3) los problemas relacionados con la alimentación y el ritmo de sueño/vigilia, así como dificultades con el cuidado físico y afectivo.
  • En la etapa preescolar (3-6), los problemas más comunes son los relacionados con el control de esfínteres (enuresis y encopresis), los miedos y la ansiedad (ansiedad de separación, terrores nocturnos, enfrentarse a situaciones o personas desconocidas, etc.), los problemas de conducta (oposicionismo, rabietas), etc.
  • En la etapa escolar (7-11) continúan los trastornos de conducta y se hacen consistentes las dificultades de atención, de autocontrol, los problemas de adaptación al medio escolar y al grupo de iguales así como problemas relacionados con la ansiedad y el estado de ánimo.
  • En la pubertad (de 11 a 13), los primeros problemas con auto- imagen, los primeros signos de presión social, los efectos del bajo rendimiento académico, problemas de la conducta alimentaria, las primeras conductas antisociales, etc.
  • En la adolescencia (12-18), las funciones de este departamento están orientadas de forma prioritaria al asesoramiento de adolescentes y sus familias que estén experimentando las consecuencias negativas derivadas de las modificaciones bio-psico-sociales asociadas a este complejo periodo de la vida.

Es esta la etapa de maduración de la sexualidad, de los grandes cambios fisiológicos, del desarrollo del pensamiento lógico y formal del individuo pero también del proceso de generación de la identidad personal y por ello, el haber formado parte de una estructura familiar con figuras de autoridad apropiadas que hayan proporcionado unos límites bien establecidos es fundamental. Es esta la razón que nos lleva a considerar la prevención como una de las herramientas más efectivas y por tanto a generar un espacio donde se trabaje desde la infancia y la etapa puberal para conseguir minimizar los desajustes conductuales y sobre todo la aparición de trastornos psicológicos.

Finalmente, en todos aquellos casos en los que ya se encuentren instaladas dichas dificultades se llevará a cabo de forma específica un proceso de evaluación e intervención psicoterapéutica que ofrecerá una respuesta global (entorno-individuo) adaptada a cada una de las necesidades de cada paciente.

Dificultades de adaptación y ajuste al medio familiar

  • Modificación conductual. Instalación de hábitos y regulación comportamental.
  • Adopción (socio-familiar).
  • Separación parental (mediaciónl).

Trastornos de conducta específicos

  • Trastorno oposicionista-desafiante (TOD)
  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

Trastornos de conducta asociados a otras patologías

    • Déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
    • Trastornos de espectro autista (TEA).

Enuresis y encopresis.
Miedos y fobias.
Conflictos en el ámbito académico.

    • Hipomotivación y autoestima académica.

Autoimagen y competencia social.
Bullying y ciberbullying.
Ansiedad y depresión en la adolescencia.
Trastornos de identidad o de personalidad.
Trastornos de la conducta alimentaria.

    • Adiciones

Trastornos por abuso de sustancias.
Trastorno por mal uso de herramientas tecnológicas.

  • Conductas delictivas